Condenaron a un matrimonio de Resistencia que transportó 10 kilos de marihuana y aseguró desconocerlo

0
136

Condenaron a cuatro años de prisión a Luciano Adolfo Alegre de 37 años y a su pareja Alexandra Elizabeth Aguirre de 40 por ser descubiertos el 27 de marzo de 2021 transportando más de 10 kilos de marihuana en un auto Fiat Fiorino. Ambos fueron interceptados en el kilómetro 1020 de la Ruta 11 cuando venían de La Leonesa en dirección a Resistencia.

 

El can «Baltón» fue el que detectó la droga que se encontraba dentro de una bolsa negra dividida en 23 panes.

 

En su declaración indagatorio, Alegre expresó que «el procedimiento que se hizo no fue un control rutinario. A mí me siguió una Kangoo en el que andaba el señor «K» (uno de los policías que lo interceptó), y una Toyota. A 50 metros delante mío pararon los conos e hicieron el procedimiento, pero no fue control de rutina. Fue una entregada porque «Avalos» trabaja para la policía».

 

La «entregada» que relató Alegre vino por parte de quien -según relató- le dio la encomienda frente al polideportivo de La Leonesa.

 

El imputado y finalmente condenado relató que luego del secuestro y la apertura de esta causa, personal de Drogas Peligrosas fue hasta su casa e ingresó sin oficio a su domicilio: «Me dijeron que me iban a ayudar. Me llevaron para que les haga asado para todos los policías (…) Yo no hice la denuncia antes porque estaba amenazado por mis hijos». Alegre en su declaración apuntó contra integrantes de esa división de la Policía del Chaco.

 

Sobre cómo recibió la mercadería, relató: «Una llamada anónima me dice que tenía que traer una encomienda desde La Leonesa para Resistencia, la retiramos a la encomienda, nos las entregó por la ventanilla (del auto ), mi señora me dijo ´el tipo está llamando por teléfono y yo le pedí los datos y él me dijo yo ya me comunico con quien te va a recibir el paquete. Yo venía por la ruta con la supuesta mercadería y nos siguió la camioneta de la policía, yo pasé el control de gendarmería sin problemas. Me siguió la camioneta y la Kangoo. La Toyota me pasó y se paró adelante. Yo iba tranquilo y más adelante nuestro plantaron los conos, me tiraron al costado, me sacaron la llave del auto y la cedula. ¿Cómo podían saber ellos que yo llevaba droga?».

 

Tanto Alegre como su esposa aseguraron desconocer que transportaban marihuana. Alexandra Aguirre dijo que ese día ella decidió acompañar a su marido cebando mates ya que era un día de mucha lluvia y también expresó que no sabía qué mercancía llevaban.

 

La Fiscalía consideró, en su requerimiento de elevación a juicio, que el operativo policial en el que encontraron la droga no fue ilegal y que «al margen que después de muchas actuaciones podemos obtener parte de la cadena de tráfico más completa, ello no quita responsabilidad a los imputados».

 

El juez Juan Manuel Iglesias consideró que «la experiencia de 12 años de Alegre en la actividad de acarreo de paquetes fue de bruces con lo que en rigor ocurrió al momento de la irrupción policial. La carga que la prevención observó dentro del automotor consistió en una simple bolsa de polietileno groseramente presentada y más aún, difícil de clasificar como un paquete que en todo caso debió estar rotulado con los datos de identidad del remitente y el destinatario incluido el domicilio, además de la indicación del contenido y embalado de manera tal de permitir su manejo durante el traslado desde su origen hasta su destino final y la consecuente entrega».

 

Si bien el supuesto vinculo con un tal «Avalos» no fue probado, Iglesias realizó todo un detalle de por qué los dos imputados si fueron penalmente responsables del delito de transporte de estupefacientes.