Semana Santa «caliente»: un sacerdote organizó el baile del caño en su parroquia

0
382

El párroco de la iglesia protestante de Saint-Guillaume, en la ciudad de Estrasburgo, en el este de Francia, fue amenazado de muerte tras la celebración de un espectáculo de pole dance en su templo.

Según relató el pastor Daniel Boessenbacher a los medios locales, los opositores al evento le habrían mandado cartas amenazantes, informa RT.

La iglesia donde se organizó el evento (Google Maps).

«Un responsable de la parroquia y una persona en el servicio cívico encontraron dos cartas deslizadas por debajo de la puerta», contó, asegurando que «no tiene duda» de que están relacionadas con el mencionado espectáculo.

El pastor Daniel Boessenbacher.

La asociación Crossed Passions alquiló la semana pasada el establecimiento religioso para organizar dos ‘shows’ en los que que se mezclaría el canto lírico, el baile y el tan polémico pole dance, logrando vender 1.000 entradas.

El sacerdote de 54 años calificó el espectáculo como «seductor, pero suave» y lamentó que algunas personas «no apreciaron» la exhibición, indica RT.

«No es una iglesia, es un cabaret»

Una de las cartas anónimas pedía «decapitar a los feligreses», quejándose: «No es una iglesia, es un cabaret». Mientras que en la otra pedían la cabeza del párroco: «Debemos cortarle la cabeza porque le dio la llave de nuestra santa iglesia a esta serpiente danzante», dice RT.

Una de las cartas anónimas pedía «decapitar a los feligreses», quejándose: «No es una iglesia, es un cabaret».

Además, Boessenbacher denunció que debajo de la puerta de la iglesia se encontraron folletos del evento con las palabras «a muerte» o «en el infierno».

«Estamos acostumbrados a las reacciones pero no a las amenazas de muerte», afirmó, refiriéndose a críticas recibidas previamente tras organizar un evento sobre la transidentidad y la intersexualidad, informa RT.

Otra de las amenazas: «Debemos cortarle la cabeza al párroco porque le dio la llave de nuestra santa iglesia a esta serpiente danzante».

El párroco condenó las amenazas de muerte y aseveró que «no le disuaden en absoluto». Prueba de ello, el 31 de mayo y el 1 de junio se celebrarán otros dos espectáculos de ópera y pole dance en el templo de Saint-Guillaume. «Creo que la Iglesia debe continuar abriéndose al mundo», agregó.

Fuente el clarin