Si las lluvias acompañan los precios podrían normalizarse para las próximas cosechas

0
318

La permanencia de fenómenos climáticos como La Niña aportaron a las sequías en la región, que afectaron los cultivos de cítricos dulces, tanto en naranjas como en mandarinas. Particularmente en las zonas productivas de Corrientes, de donde traen las frutas los comercios consultados por NORTE en su recorrida.

«Primero que no es la temporada y segundo que las sequías de este año fueron superiores a la de años anteriores. Estos dos factores hacen que las pocas naranjas que llegan no sean del color y tamaño esperados y su precio sea tan elevado», describieron la situación en una reconocida verdulería por avenidas Mac Lean y Alvear.

 

El kilogramo de naranjas ronda entre 550 y 650 pesos. Lo cual arroja un total de entre 1100 y 1300 pesos por docena. «Igual los precios siempre bajan. A mediados de Abril es la cosecha grande de cítricos dulces y ahí se normaliza la cosa», asegura Eladio mientras acomoda unos limones junto a las naranjas. «Ahora no las lleva nadie, están muy caras y los bolsillos no andan de fiesta. La gente prefiere esperar», aseguró el hombre.

 

En otra verdulería ubicada por avenida Alvear y calle Santa María de Oro su propietario aseguró a Norte que no renueva el stock porque la gente no compra naranjas a estos precios. «Las que hay son prácticamente exhibición y si no las vendo las como yo. Pero no es negocio», dijo y amplió: «Cuestan conseguir, sobre todo las de mejores tamaños. El problema es la sequía y que con estos calores la fruta no llega a desarrollarse»

 

Por otra parte, en los comercios consultados coincidieron en que los precios los remarcan al menos dos veces por semana, siempre. Además, explicaron que «en nuestro rubro es así, algunos productos están en temporada y otros no, lo que define sus precios en conjunto con la situación general del país y la inflación, etcétera».

 

Entre otros cítricos dulces que destacan por su alto costo se encuentran la mandarina y el pomelo rosado, éste último llegando a los 700 pesos por kilo o 1400 pesos por docena. Mientras que la mandarina se ubica apenas por debajo del precio de las naranjas, entre 450 y 500 pesos por kilo.