La más grande hazaña: un soldado ruso fue amputado de ambas piernas y ahora logró hacer cumbre en el Aconcagua

0
409

El andinismo es un deporte, exige una gran valentía para quienes lo practican, pero para Rustam Nabiev (28), ese valor está presente en su vida diariamente. Hace un tiempo sufrió un accidente que le costó ambas piernas, pero eso no lo detuvo para cumplir su sueño de llegar a una de las cumbres más altas del mundo. Escalando con sus brazos, el ruso logró llegar a la cima del Aconcagua y compartió su felicidad en redes.

Su relato es inspirador porque su coraje es enorme. El pasado 22 de enero el deportista consiguió escalar 6.961 metros del Cerro Aconcagua, el punto más alto del país y uno de los top siete del mundo. Escalando con sus brazos dejó en shock a todo el mundo, y hasta un famoso andinista mendocino lo reconoció e hizo un sentido posteo con él a través de Instagram.

Rustam Nabiev es un ejemplo de vida para muchas personas que han pasado por situaciones similares a la de él y que creen no poder seguir con su vida.
Rustam Nabiev es un ejemplo de vida para muchas personas que han pasado por situaciones similares a la de él y que creen no poder seguir con su vida. Foto: Redes Sociales

Rustam tenía 22 años cuando un trágico accidente cambió su vida para siempre. Una avalancha de nieve hizo colapsar el techo de su cuartel en Omsk y mató a 23 de sus 42 compañeros, dejando al resto con severas secuelas, siendo él uno de ellos, ya que le fueron amputadas ambas piernas.

Entre el dolor y la angustia, el joven soldado decidió abrazar ese giro de 180° que dio su vida y escribir una nueva historia bajo el lema “sin excusas” que lleva tatuado en la piel. Rustam no se escudó en su discapacidad para llevar una vida más tranquila, al contrario, acuñó la frase “prefiero una patada a la lástima”, y tomó las riendas de su vida una vez más.

CÓMO COMENZÓ RUSTAM, EL SOLDADO RUSO, A HACER MONTAÑISMO

Con 28 años, Rustam es papá de dos niñas pequeñas junto a su esposa. Tras el accidente en el cuartel en 2015, decidió comenzar el desafío de los Seven Summits, es decir, las siete cumbres más altas del mundo. Así fue como en 2020 ascendió en su país la cumbre más alta de Europa, el monte Elbrus, de 5.642 metros, y en diciembre del 2022 superó los 5.893m del cerro africano Kilimajaro.

Rustam Nabiev junto a su esposa y sus dos hijas.
Rustam Nabiev junto a su esposa y sus dos hijas. Foto: Redes Sociales

Sin embargo, su mayor logro fue cuando escaló el monte Manaslu, en Nepal en octubre del 2021. El mismo posee una altura de 8 mil metros y cuando decidió sumarse a la expedición, sus compañeros pensaron que sería una carga para ellos. Lo que no sabían, era que la fortaleza del soldado arrasaría con cualquier desafío.

EL EMOTIVO MENSAJE DE ULISES CORVALÁN, UNO DE LOS ANDINISTAS MENDOCINOS MÁS GRANDES

Uno de los motañistas mendocino más famosos, Ulises Corvalánse encontró con Rustam en pleno ascenso al Aconcagua y quedó impresionado por la hazaña del deportista.“Cuando pienses que no puedes más… Cuando sientas que no puedes dar ni un solo paso más… Cuando todas tus excusas te piden renunciar… Entonces piensa en @rustam_nabiev92 !!!, posteó el cuyano en Instagram junto con un video del soldado.

El sentido mensaje de Ulises Corvalán a través de Instagram.
El sentido mensaje de Ulises Corvalán a través de Instagram. Foto: Redes Sociales

“Gracias Rustam ! Un ejemplo de motivación y perseverancia, tuve el honor de cruzarme con el también en Manaslu (8.163 mts) un caballero, siempre dispuesto a parar y hablar con nosotros, bípedos mortales, de su experiencia. Llegó a la cumbre de Aconcagua de noche. Un TITÁN! Gracias Rustam”, agregó a la descripción.

El ex soldado ruso a través de Instagram.
El ex soldado ruso a través de Instagram. Foto: Redes Sociales

“Gracias, amigo mío, es un video muy interesante. Interesante verte a vos mismo desde afuera. Que fácil que fue!” contestó el ruso al mensaje de Corvalán.

Por su parte, Nabiev escribió en su cuenta de Instagram, donde tiene 1.400.000 seguidores: “En la montaña se obtiene la máxima sensación de libertad. No hay política, guerras, disputas, las personas no se distinguen por el color de la piel, no se juzgan por la ropa, por la apariencia, no se violan sus derechos y todo lo demás. Incluso no saber el idioma no crea una barrera especial para la comunicación. Se siente como si estuvieras entre dos mundos donde reina un solo idilio y armonía”, escribió.

Fuente https://viapais.com.ar/ mendoza