¡Casi la mata su casa! Una mujer sufrió múltiples enfermedades y encontró la causa en las paredes de su hogar

0
583

Las consecuencias de la impensable amenaza que la esperaba en su nuevo departamento la obligaron a dejar sus estudios, gastar una fortuna en medicamentos y perder más de 15 kilos.

Caroline Bowman tenía 33 años cuando, en 2015, se mudó a un nuevo hogar. La mujer se había trasladado a Australia para continuar un curso de asesoría legal, y encontró lo que a primera vista era el departamento de sus sueños en la histórica ciudad de Windsor. «Se podía oler la pintura fresca«, compartió a Nine News. «Parecía que también habían puesto una alfombra nueva; se veía bastante bien«.

Las ilusiones sobre el nuevo desafío académico, sin embargo, comenzaron a derrumbarse unas pocas semanas después de la mudanza. Una serie de enfermedades crónicas asaltó su cuerpo, y se vió forzada a detener sus estudios: «Tenía todas estas infecciones, infecciones en las fosas nasales y el pecho, por las que seguía yendo al médico«, contó al medio local.

Caroline fue diagnosticada con síndrome de respuesta inflamatoria crónica. Para cuando logró finalmente salir del departamento de sus pesadillas, habían pasado dos años y su cuenta tenía un gran agujero producto de las consultas médicas y los remedios que le fueron recetados.

En 2017, Caroline dejó su casa y se mudó con su madre. Inició una disputa legal con el organismo estatal Housing NSW, demandando que los responsables de venderle la vivienda infectada le financien el tratamiento que necesitará para luchar con su enfermedad. El fungi en sus paredes le dejó una hilera de secuelas, como problemas respiratorios, confusión mental, fatiga y pérdida de la memoria.