Prohibición de tatuajes en la policía del Chaco: Reforzando la imagen institucional

0
140

La cúpula de la Policía del Chaco reiteró este lunes la estricta prohibición de tatuajes en todo el personal policial en actividad. Los agentes que ya posan tatuajes en zonas visibles, como manos, antebrazos, cuello, rostro, cabeza y miembros inferiores, tienen un plazo de seis meses para borrarlos.

La medida se respalda en la orden general emitida por Ariel Acuña, jefe de la fuerza, en 2017, con el objetivo de mantener la pulcritud y la imagen policial.

Según Acuña, la presencia de tatuajes causaba “irregularidades en el aseo, pulcritud y presencia policial”, generando una percepción negativa de la institución ante la sociedad. La orden reiterada subraya la prohibición de tatuajes visibles con el uniforme de verano y de grabados obscenos o invasivos.

Los agentes que no eliminen los tatuajes en el plazo estipulado deberán disimularlos mientras utilicen el uniforme policial y comparecer ante una Comisión Médica Policial para supervisión. Fernando Romero, próximo Jefe de Policía, señaló que esta directiva es un recordatorio, enfatizando la importancia de la discreción en la ubicación de los tatuajes. Romero aclaró que la prohibición es conocida desde el ingreso a la fuerza, pero se refuerza ante la presencia de nuevos agentes.