Chapo jura que no hablará con piqueteros: Si cortan la calle se corta todo

0
331

En medio de una jornada de protesta en las calles de Resistencia en el marco del “Polentazo nacional”, el ministro de Gobierno y Trabajo: Juan Manuel Chapo, recordó que “está vigente la cautelar de la jueza Pereyra que prohíbe la aglomeraciones”.

Sin embargo, la medida dictada el 1 de octubre de 2020 a instancias de los Ministerios de Salud Pública y Seguridad y Justicia, para impedir grupos de más de 5 personas en el microcentro, tenía una vigencia de 14 días, para asegurar en ese lapso el cumplimiento de las restricciones impuestas por el gobernador Jorge Capitanich en el marco de la cuarentena contra el coronavirus.

“Tal vez no comprendan que ya estamos en la segunda ola, que es grave y compleja la situación y que nos agarra de otra forma porque el nivel de ocupación de camas no nos da margen para estas cuestiones”, analizó el funcionario frente al panorama epidemiológico provincial.

Y aprovechó para diferenciar a las movimientos que protestan cotidianamente: “Una cosas son las organizaciones que hacen la tarea social y otra los dirigentes que sólo buscan rédito y nada tienen que ver con las necesidades de la gente”.

Además, consideró infundados los persistentes reclamos ya que “el Gobierno atiende las demandas de todos”.

Y para completar, consideró “agotada” la modalidad de las protestas con cortes de rutas y calles. “No pueden perjudicar a terceros. La gente está cansada de esta forma de protesta”, remarcó,

Para finalizar, advirtió que “no hay ninguna posibilidad de diálogo” si la protesta es con piquetes.

De cumplirse, esta determinación de ministro sería todo una novedad, ya que hasta ahora los piquetes fueron el camino más corto para obtener audiencia con funcionarios provinciales, incluido él.

Por ejemplo, el pasado 5 de abril recibió a Gustavo “Mamu” Monzón que había pasado la mañana bloqueando el tránsito en una de las esquinas de la casa de Gobierno, y el encuentro terminó a los sillazos en su propio despacho.

Otro caso “mediático” es el de la dirigente Vanesa López, que en febrero, al día siguiente de cortar la ruta 11 recibió 2 camiones repletos de mercadería para familias del barrio Toba de Resistencia pero que fueron a parar a un supermercado de Las Garcitas. Según ella: “Capitanich tiene predisposición pero sus ministros no sirven”, pero diferenció a Chapo al destaca que “es el único que atiende”.