Rebelión en Formosa: cómo se gestó la primera marcha contra Gildo Insfrán en 25 años

0
503
Los manifestantes prometen quedarse hasta que la medida se revierta y convocaron a abrir los comercios pese a las restricciones impuestas por el gobierno. Hay heridos y detenidos.

Desde que llegó al sillón de la gobernación de Formosa, en 1995, Gildo Insfrán no había tenido que enfrentar ninguna protesta masiva contra sus políticas. Esa racha llegó a su fin este viernes cuando comerciantes, empresarios y jóvenes se levantaron contra el regreso a la fase 1 del aislamiento por coronavirus, desobedeciendo la orden del mandatario.

 

“La gente dijo basta”, resumió el dirigente radical Gabriel Hernández en diálogo con TN. “Salió a la calle la clase media empresarial, que viene aguantando un año durísimo y, cuando todo empezaba a normalizarse, el gobierno bruscamente dio marcha atrás. La fase 1 es mortal para los comerciantes. Fue un balde de agua helada”, agregó.
Hernández explicó que jóvenes y estudiantes se unieron a la protesta debido a “la restricción de libertades”. “Tengo 60 años, 40 de vida política y nunca vi semejante cosa: una movilización tan decidida y una represión tan salvaje”, ilustró.
Desde el inicio de la cuarentena decretada por Alberto Fernández en marzo de 2020, Formosa fue el centro de varias polémicas y medidas que fueron reprobadas por organismos de Derechos Humanos: el impedimento de ingreso a personas que permanecieron al menos un mes varadas en los márgenes de la provincia, el encierro de ciudadanos en centros de aislamiento y la restricción del ejercicio periodístico.
A fines de enero, el secretario de DDHH Horacio Pietragalla visitó uno de los centros y denfendió a Insfrán. “No hay delitos de lesa humanidad acá, es casi un chiste hablar de eso”, dijo el funcionario sobre las denuncias.
En mayo, el mandatario provincial había recibido los elogios del Presidente: “El virus no llegó a Formosa por los cuidados del gobernador”, remarcó Fernández en una visita a Formosa. “La mayor obsesión de Gildo es que sus coprovincianos vivan cada vez mejor. Eso no habla de un buen político, que lo es, habla de su gran condición humana”, agregó.

Gildo Insfrán, 25 años de poder que tambalean por una rebelión popular

 

Insfrán llegó a la gobernación en 1995 junto a la reelección de Carlos Menem como presidente. No fue ese el primer contacto de Insfrán con el poder formoseño: ya había tenido dos períodos anteriores como vicegobernador. Ostenta, así, el récord del político con más años en el poder en la Argentina gracias a que en 2003 logró reformar la Constitución y eliminar el límite a la cantidad de mandatos consecutivos.

El 69% de la población formoseña trabaja para el Estado. Es casi el doble que el promedio nacional. En la misma línea, en 2019 más del 90% de su presupuesto provino de la Coparticipación del Ejecutivo.

Históricamente alineado con el peronismo, Insfrán también cultivó buenas relaciones con el kirchnerismo. A pesar de las denuncias que catalogan a Formosa como un régimen feudal, con amplia dependencia del Estado, poca transparencia institucional y graves violaciones a los derechos humanos de las comunidades aborígenes y en los centros de aislamiento, el poder del gobernador se mantiene estable y con poco cuestionamiento del Ejecutivo Nacional. En 2019, por caso, renovó su cargo al frente de la provincia con el 70% de los votos.

Uno de los casos de corrupción más importante que implicó al Gobernador y a la provincia fue el que denunció el arrepentido Alejandro Vanderbroele cuando confesó que participó en el reparto de dinero ilícito por el canje de la deuda que Formosa mantenía con el Estado nacional.

The Old Fund, sociedad que pasó a formar parte de Ciccone Calcográfica, había sido contratada durante el kirchnerismo para asesorar a Formosa y cobró casi $8 millones, pese a que carecía de experiencia en el tema. Todo se produjo en momentos en que Amado Boudou era ministro de Economía.

Durante todos los años que siguieron a la denuncia, Insfrán negó haber recibido cualquier tipo de coima. De todas formas, el gobernador logró que el juez Ariel Lijo permita que la parte de la causa que lo involucra pase a la justicia provincial, en donde tiene una clara injerencia.

Fuente: TN