Preocupación en el sistema sanitario por el agotamiento del recurso humano

0
623

El sistema de salud chaqueño sufre de un estrés importante en estos momentos. Las causas son el tiempo de prolongación de la pandemia, que ha provocado un agotamiento razonable entre los trabajadores sanitarios -más de 200 días trabajando sin respiro-, a lo que se suma el recuerdo aún latente de los profesionales fallecidos, ejemplos de vocación de servicio y memoria viva del peligro al que se exponen diariamente.

Aunque no está del todo claro hasta cuándo soportará nuestra infraestructura sanitaria el crecimiento continuo de contagios, el referente de Aptasch, Ricardo Matzkin, brindó definiciones a NORTE acerca de la situación que viven los trabajadores del sector de la salud, a quienes preocupa realmente el incremento de la curva de contagios debido a que cada día se va agotando el recurso humano: en palabras simples, pocos médicos para muchos pacientes.

 

El contexto 

 

“En cuanto al recurso humano tenemos una saturación muy importante del sistema”. Para Matzkin, es posible el colapso sanitario si la curva de contagios no desciende. “Se puede disparar en cualquier momento, ya estamos al borde de la capacidad de atención”, agregó. A este contexto, se suma el exilio de profesionales altamente capacitados, como terapistas que se han ido a trabajar a otras provincias con mejores ofertas salariales, lo cual se traduce en una enorme pérdida de recurso humano.

temp (6).JPG
Tras 200 días de trabajo incansable, los trabajadores sanitarios se ven desbordados por la cantidad de contagios.

Por otra parte, en lo que refiere al porcentaje exacto de ocupación de camas, Matzkin afirmó no contar con información precisa sobre este punto. “No está claro si la ministra (Benítez) contempla al sector público y al sector privado en cuanto a la totalidad de camas disponibles en la provincia”, dijo.

En cuanto al interior provincial, Matzkin dijo que “lo que nos preocupa son los diversos focos de contagio que tenemos en la provincia. Uno de ellos es Sáenz Peña, donde sí tenemos información de que están al borde del colapso, y hay otras localidades con aumento de casos”.

 

La falta de información 

 

El líder del gremio sanitario chaqueño asegura no contar con información precisa acerca de la provisión de elementos para sus colegas en hospitales del interior: “Hay un problema con el ministerio que hay falta de información. No se informa en cuanto a la provisión de elementos de seguridad personal para todos los establecimientos de la provincia”, expresó. En cuanto a los grandes hospitales, como el Perrando, dijo que “sabemos que cuentan con estos elementos, pero los demás centros de salud no sabemos”.

Tampoco hay información desde hace tiempo de la cantidad de trabajadores de la salud infectados, dice Matzkin, aunque asegura que “sigue habiendo todos los días”. Lo mismo ocurre con la cantidad de trabajadores sanitarios fallecidos. “Tuvimos, a principio de mes, otros dos compañeros que murieron en el interior de la provincia, en El Sauzalito y Wichí Pintado, pero no hay información oficial del Ministerio (de Salud) acerca de estos temas”, lamentó Matzkin.

 

Las fallas del sistema 

 

“Digamos que la pandemia encontró un sistema de salud bastante deteriorado en infraestructura y sobre todo con los insumos”. Matzkin, al frente de Aptasch, ha denunciado en varias ocasiones las graves falencias de la red sanitaria provincial en años y gobiernos anteriores. Aunque reconoce que se ha invertido mucho dinero y que algunas cosas se arreglaron, no sucedió lo mismo con el recurso humano. “La cantidad de camas que tengamos también depende de la cantidad de profesionales. Da lo mismo tener diez, veinte o cien camas si no hay médicos para atender”.

 

Viejas demandas que todavía existen 

 

Por otro lado, Matzkin recordó que el gobierno tiene una deuda importante con los trabajadores de la salud en el tema salarial. “No ha habido ningún gesto ni medida por parte del gobierno para compensar a nuestros trabajadores. Hemos perdido terapistas en medio de la pandemia porque se han ido a otros lugares con mejores ofertas económicas”, explicó el referente de Aptasch.

Si bien a principio de año el gobierno reconoció la pésima situación salarial de su sector, “no ha habido absolutamente ningún gesto de recomposición para los trabajadores por parte del Ministerio de Salud. Al contrario, se ha determinado un aumento que vuelve a ajustar sensiblemente los salarios por debajo de la inflación”.

Aparte de la pérdida terrible de poder adquisitivo, lo prioritario para Matzkin es la situación de los trabajadores precarizados. “Hace falta una respuesta urgente para ellos, para los cientos que están trabajando en lugares críticos de la pandemia sin ninguna cobertura o aseguramiento”. Por lo menos, dice Matzkin, se les debe dar una respuesta a esos trabajadores respecto a su futuro.

Sin embargo, el gremialista señaló que aún hay otros problemas que todavía existen “y que están demorando demasiado tiempo en atenderlas, sobre todo en el interior”.

Menciona el caso de hospitales de Sáenz Peña y Castelli, que ya al principio de la pandemia se decía que se iba a mejorar o adecuar los servicios de atención de covid-19, “pero pasaron los meses y el covid llegó a la ciudad, y los sectores no estaban preparados. Hubo mucho dinero invertido, pero sigue habiendo déficit de insumos”.

 

“En los hechos, el reconocimiento ha sido nulo” 

 

Por otra parte, Matzkin se refirió a la ya sancionada “ley Silvio”, cuyo objetivo es la prevención del contagio de coronavirus “entre el personal de salud que trabaje en establecimientos de salud de gestión pública o privada, y entre los trabajadores y voluntarios que presten servicios esenciales durante la emergencia sanitaria”.

Además, esta ley establece medidas de bioseguridad en establecimientos de salud, en las áreas específicas dedicadas al tratamiento de casos de Covid-19, así como también protocolos de salud obligatorios, guías de práctica de manejo y uso de insumos para minimizar los riesgos de contagio.

Ley Silvio.jpg
La «Ley Silvio» recibe su nombre en honor a Silvio Cufré, primer trabajador de salud fallecido por Covid-19 en Argentina.

“Sabemos que la legislatura provincial adhirió a esa ley, pero el gobierno jamás la implementó. Tampoco en cuanto a la conformación de comités de crisis y a la participación de los trabajadores en estos comités, entre otras cosas.

“Nunca el gobierno actuó en este sentido, y su reconocimiento hacia nosotros ha sido nulo”, finalizó Matzkin.

Fuente norte