Empleados del Zorzón defendieron el despido y repudiaron al Centro de Empleados de Comercio

0
550

Luego de que un ex trabajador se encadenara el pasado viernes en el supermercado Zorzón ubicado en la esquina de las calles Arturo Illia y San Lorenzo para reclamar su reincorporación, un grupo de empleados defendió la decisión de la empresa y repudió a los sindicatos que acompañaron la medida de fuerza del despedido, a quienes acusan de “afectar las ventas, las fuentes de trabajo y perjudicar la imagen de la firma”.

El trabajador despedido tenía 13 años de antigüedad y se había encadenado a la espera de que la patronal revierta la decisión. La protesta fue apoyada por el Centro de Empleados de Comercio, y acompañada por la CGT, quienes aseguraron que se trató de “una causa totalmente armada por la empresa”, ya que desde el inicio de su labor como delegado, el empleado despedido sufría “una persecución y distintas amenazas”.

 

En el documento difundido este lunes, los empleados criticaron duramente al Centro de Empleados de Comercio por acompañar el encadenamiento y manifestarse “violenta e ilegalmente”. Además denunciaron que afectaron su “derecho a trabajar libremente, como también los intereses de los clientes, que se encontraron con gremialistas patoteros que por la fuerza quieren la reincorporación de una persona que la empresa considera que sus actitudes son dañinas y perjudiciales”.

EL COMUNICADO COMPLETO

«A los clientes y a la sociedad chaqueña en su conjunto.

En el día de la fecha, nosotros, los empleados de SUPERMERCADOS ZORZON, repudiamos los hechos acontecido el día 01 de junio en el local ubicado en San Lorenzo y Arturo Illia de esta ciudad, los que tomaron conocimiento público a través de los medios, donde el CENTRO DE EMPLEADOS DE COMERCIO manifestó que en la empresa existían “despidos” siendo que solamente fue un caso particular de un ex compañero nuestro que, aduciendo un despido arbitrario, se encadenó en una columna que se encuentra en el ingreso del local. Este acto fue acompañado por quienes dicen ser “nuestros representantes”, que se manifestaron violenta e ilegalmente, afectado tanto nuestro derecho a trabajar libremente, como así también los intereses de los clientes que se encontraron con una serie de gremialistas patoteros y apretadores que, por la fuerza, quieren la reincorporación de una persona que la empresa considera que sus actitudes son dañinas y perjudiciales para la misma.

No se entiende como los gremios quieren forzar a una relación laboral que ya no será nunca más libremente armoniosa, entendemos que con la fuerza y la violencia no se pueden generar relaciones benévolas y armónicas, e inclusive sumaron otros gremios que no nos nuclean ni representan, afectando así las ventas, nuestra fuente de trabajo y perjudicando a la imagen de la firma que se ve perjudicada por estos hechos.

Queremos recordar también, que estas acciones opresivas ya fueron realizadas por el CENTRO DE EMPLEADOS DE COMERCIO en el 2016 y que, desde entonces las ventas de este supermercado se han visto seriamente perjudicadas, teniendo presente que nosotros siempre tuvimos el respaldo de la empresa.

También hay que tener presente que a pesar de la crisis en la que estamos inmersos en estos momentos, siempre se nos ha abonado en tiempo y forma nuestros salarios y se han realizado los aporte correspondientes, sabiendo el esfuerzo económico que esto significa.

Asimismo queremos resaltar que acciones como las llevadas a cabo por el gremio no contribuyen a solucionar inconvenientes, que, en todo los casos deberían dirimirse en la justicia. Es el poder judicial el debería expedirse ante cualquier conflicto de intereses entre las partes.

Queremos brindar nuestro apoyo incondicional al Sr. Ricardo Zorzón, que es un empresario Chaqueño con más de treinta años en el sector, que ha apostado siempre al desarrollo productivo y creación de fuentes genuinas de trabajo, y que hoy en día somos más de doscientos trabajadores, y por ende, doscientas familias que dependemos de esta empresa, y que acciones llevadas a cabo por estas instituciones gremiales ponen en riesgo nuestros trabajos que, siempre dependen de las ventas a nuestros clientes y, lógicamente, de la percepción que ellos tengan hacia nuestra empresa.

Pedimos al gobierno, nos garantice la seguridad de poder trabajar libremente sin perturbaciones.

Esperemos no se realicen más estas malas acciones que tanto nos perjudican a todos.

Saludamos a todos atentamente. Los empleados«.

Fuente diario Tag