El debate por el aborto continuó en Diputados con una guerra de argumentos a favor y en contra

10796
32720

El debate por el proyecto de despenalización del aborto continuó hoy con una nueva audiencia pública en la Cámara de Diputados, con oradores a favor y en contra, mientras que frente al Congreso se congregaron grupos  militantes en apoyo a la iniciativa.

Durante el plenario de comisiones que tuvo lugar en el anexo de la Cámara baja, la ex titular del INADI María José Lubertino sostuvo que «la ineficacia del sistema penal es total» y que, en todo caso, «falta educación sexual para decidir».

«Esta lucha por el aborto legal radica solamente en el punto de reconocer la autonomía de las mujeres, en avanzar en derechos.

Estoy absolutamente convencida de que vamos a tener una buena ley. Esta ley es producto de muchas de las diputadas jóvenes y no tan jóvenes presentes y que están transformando lo que fue un lugar oscurantista y medieval», ponderó.

También a favor de la despenalización, el abogado Ignacio Maglio señaló que desde la legalización del aborto en Uruguay en 2012 «no sólo no aumentaron, sino que ninguna mujer murió como consecuencia de un aborto clandestino».

Desde el otro rincón, el epidemiólogo molecular chileno Elard Koch retrucó a Maglio y dijo que no hay «evidencia actualmente disponible que permite sostener que las leyes de aborto hayan logrado reducir las muertes maternas».

La militante feminista de Nuevo Encuentro Candela García dijo que es «fundamental» garantizar el acceso al aborto pero se manifestó en contra de la hospitalización y a favor de la utilización de las pastillas de misoprostol en la intimidad del hogar.

«Es fundamental que el acceso al aborto se garantice sin someternos a la violencia de la corporación médica. Abortar en casa nos propone una escena que rompe con el histórico relato disciplinador. No abortamos en la oscuridad de la clínica clandestina que nos genera un trauma de por vida. Abortamos en nuestra casas mientras seguimos con nuestras vidas cotidianas rodeados por las personas que queremos», consideró.

Una de las intervenciones más efusivas fue la de la médica veterinaria Valeria Zimmerman, que se llevó un muñeco de un embrión a la boca y le dio un beso, en medio de su discurso.

Residente en Estados Unidos, Zimmermann dijo que el «único animal que le puede hacer daño a sus crías es el ser humano».

También en contra, la ginecóloga y obstetra Marisa Leno aseguró que «el procedimiento del aborto genera riesgo de vida». «No existe el aborto seguro. Es una situación antinatural y dista mucho de ser la solución que se plantea. La mujer que aborta nunca será la misma. Se entristece de por vida», evaluó.

En la misma línea, la enfermera y docente María Constanza Alemán sostuvo que «la persona humana comienza en la concepción». «Esto se pone en evidencia cuando uno puede ver en vivo y en

directo el aborto de un embrión o un feto. No hay posibilidad de ver allí otra cosa que no sea un cuerpo humano», apuntó.

El doctor en derecho Marcelo Ferrante cuestionó este argumento y señaló que «declararse partidario del derecho a la vida desde la concepción, en rigor, no dice nada acerca de la posición sobre un proyecto como el propuesto».  «La reforma propuesta es compatible con esa convicción. No la niega, no la rechaza», completó.

Frente al anexo del Congreso, y a pesar de la lluvia, un grupo numeroso de partidarios de la legalización del aborto se congregó para brindar su apoyo al proyecto en debate y realizó el característico «pañuelazo» de la campaña.

 

Fuente: NA